31/10/11

La Plata, U9 13 de diciembre de 1976

A LA HORA DE LA REQUISA NINGÚN COBARDE LLEGA A GUERRERO


Se lo conoció
como el sátiro
de la zapatilla

y pegaba, pegaba
en la planta de los pies,
y los veía sangrar

El torturador
de la U9 de La Plata
podía hacer desaparecer
O acallar las piernas
de los sobrevivientes

Nunca sus voces, nunca
sus voces, compañeros


City Bell, 26.10.11



Se inicia el juicio al ex agente del Servicio Penitenciario Bonaerense Pedro César Guerrero, acusado de torturar a presos políticos detenidos en la Unidad 9 de La Plata durante la última dictadura militar.

29/10/11

De almendras y elefantes

UN FUERTE DOLOR A PÚAS


Un hombre en una habitación camina por la ruta de los desconsolados de la noche. Farfulla cabizbajo harto de los elefantes que se cruzan en su camino y patea a un costado haciendo barrito. Son muy trompudos, piensa. Se levanta y, sin encender la luz, pone dos almendras, una dulce y otra amarga, en sus zapatos de gamuza que ahora giran con un fuerte dolor a púas.



Imagen: revista Alquitrán (de breve existencia), nº 2, enero de 1970. Incluye dibujos de Luis Alberto Spinetta en una nota titulada “No sólo del canto vive la almendra”.

28/10/11

Una hermosa vida



          Me metí en el sueño de mi perro. Lo vengo haciendo desde antes que los árboles se acolcharan de sombras. Vi bolsas de Eukanuba. Caricias a la mañana y al atardecer. Una pelota de tenis que busca y trae algunos fines de semana. Un gato en zapatillas deportivas que siempre escapa por la medianera de las enamoradas. Inmensas y terrestres siestas al sol con pajaritos a sus anchas y a sus patas. Una hermosa vida de perro. Y no quise salir, pensando que sus sueños eran mejores que los míos.


.
Foto: Jmp. Basho, descanso del guerrero

27/10/11

Ni el borrador de una vida


CENIZAS AL MAR


Cuando llegue la hora de la ceniza quiero que las esparzas al mar, en el río de la plata (en cualquier rincón de City Bell, en el jardín, cerquita de la Pacha y el Catulo, sus huesitos andan por ahí). Cuando llegue la hora (el reloj sigue detenido, pero ya le darán cuerda), no habrá pena por los libros del abandono, por apuntes y papeles sin imprimir, no importa, el cielo es azul en la inmensidad. Cuando llegue la hora, cuestión de cuerda nada más, nada importará, ni el borrador de una vida, ni el cielo, ni el mar.


City Bell, 23.10.11



Foto: Jmp

24/10/11

Con Melville de paseo por City Bell




MOBY DICK





Aunque hubiese preferido no hacerlo, D. H. Lawrence escupió sobre la ballena y a nadie le importó. Llenó la bañadera con agua bien caliente y le agregó sales y exóticas hierbas, regalo de Jaime Rest que sentía culpa de un prólogo nunca realizado aunque prometido. Arabia estaba lejos, y la ballena muy ofendida se puso roja de tan blanca que era. D. H. tomó el celular de encima del banquito e hizo una llamada. Rato después, y para terminar de contar el cuentito, Enrique Pezzoni llegó a la casa, subió las escaleras y desabrochándose el corpiño se introdujo en el agua de mar. Moby Dick se la desquitó con él que por motivos obvios nunca llegó a traducir la más conocida obra de Melville ni ninguna otra que se le pareciera.

.

Abres tus piernas

LA PALABRA ESCRITA


     En el peligro de este mundo, al borde del abismo, en la maraña más oscura, en los labios incansables, abres tus piernas y me devoras.


.
Foto: Mora en maceta y jardín de piedras y libros. Jmp.

Canción de cielo, después de escuchar a nuestra compañera presidenta Cristina

CANCIÓN


Cielo, cielo, cielo bonito
cielo de mi pueblo, un inmenso gracias,
cielo de los humildes, cielito de la esperanza.
Hoy es otro el sol en el cielo,
en el cielo de mi país donde cantarán los niños
otra vez sus días más felices. Cielo,
cielo de la alegría, cielo de las minorías,
cielo de todos nosotros. Vamos
cielo, cielo bonito en el país,
un cielo argentino. Vamos,
vamos cielo, cada vez más hermoso
lo que estamos construyendo
en el cielo de los hombres y de los niños,
en el cielo de Néstor, Evita y Perón,
cielo de la unidad nacional y popular,
flores en el cielo, compañeras
y compañeros, un cielito
hermoso y argentino. Vamos cielo,
cielo bonito, compañera Cristina, hermoso
tu sol en nuestros oídos,
hermoso nuestro sol en el cielo argentino,
en la victoria de todos los argentinos.

22/10/11

Por única vez

RASTRILLOS


El tortuoso tronco de sauce obstruye la vereda. Cada mañana, cuando salgo de casa, lo siento más seco, dando sombra a la zanja de los reptiles subterráneos. Hoy no salí, aún no salí. Desde la ventana abierta, el viento del jardín trae el runrún de una motosierra que parece cada vez más poderosa. No hay necesidad de ver a través de los orificios; cada rama que se despelleja es una palada donde el pozo de los sueños se agranda; hasta que el afuera calle, y se apisone suavemente la tierra, y se pase el rastrillo por única vez.


.
Foto: Jmp

20/10/11

Octubre, mes de cambios

EN AGUAS DULCES


Una primavera abandoné en el río de los ojos de la mujer de mis sueños una botella llena de palabras. Deseo creer que sigue flotando en aguas dulces, que aún no llegó a la orilla de su corazón. ¿Cuántas primaveras más esperaré? ¿Cuántos otoños? ¿Cuántos silencios?



.
Foto: Jmp

18/10/11

El príncipe de los poetas

MALLARMÉ


No hay príncipes de los poetas; salvo mendigos polémicos y sublimes que desde la escasez del simbolismo corren como faunos entre las arboledas de una antigua ciudad similar a La Plata. Hay fotos esclarecedoras. Teteras y espejos. Faltó el oro. Pero están los mates, y las talitas con Finlandia de jamón y parmesano. En el entretiempo, el Maestro iluminó la constelación de los perdidos en la mañana, y al oscurecer besó a la señorita que tiraba los dados y demás cosas. Ella nunca le pidió un soneto ni versos de circunstancia, simplemente sugirió su mudez ante tanto palabrerío bautismal. A no joder, que para eso está la lluvia.



.
Foto: Stéphane Mallarmé (París, 1842 - Valvins, 1898).

17/10/11

17 de octubre


Adivinaciones


y será un viento dulce
vendrá de todas partes
del sur del norte del este del oeste

reverdecerán los campos en algodón
en trigo en girasoles
harán nido los pájaros y pichones y pichones
el sol nos pertenecerá la luz
de los postergados iluminando

el país nuestro


17 de octubre de 1982
De Latidos, inédito

17 de octubre

PERONISTAS


Hoy en nosotros
felices son los días
Evita es el sol

Favio: Por amor al amor

Hoy en nosotros
de lucha son los días
Cristina es el sol

.

.

15/10/11

La parte hueca

TABA


Cae siempre hacia arriba con la parte hueca. El niñito bien tiene un culo por cabeza. Habla baratito y disparates, pero no es tío de nadie. Un día pasé por Las Toscas, después por Montevideo. La Idea comentó del muchachote: antes no hacia nada, ahora tampoco. Aunque a veces da tumbos en el queso quedando feliz con la bandera en otra posición y muchas estrellas.


.

10/10/11

Baudelaire

MI CORAZÓN AL DESNUDO


En el último día, unas horas antes de la partida, la mujer de zapatos rojos se los saca y los arroja a la pileta de aguas verdes y ramas y sapos gordos que flotan como náufragos. Vivió años en esa casa, tantos que ni recuerda la mañana en que la moralidad en el arte y otras ruborizaciones de temor similar parecía ser de otros, y ella, como una divinidad de un cielo imperfecto, caminaba descalza por el parque, sola, ante la mirada de los más curiosos, ante el corazón de los que no se animaron a desnudarse en la vida.



.
Foto: Charles Baudelaire

9/10/11

Yorgos, Constantino, Yanis, Odysseas, Takis, Nikiforos y otros de menor envergadura


LOS GRIEGOS


Nadie lee a los griegos.
Hace tiempo eran moda
en revistas y diarios
y cualquier sofista y pueblerino
traducía sus textos.

Yorgos, Constantino, Yanis,
Odysseas, Takis, Nikiforos
y otros de menor envergadura
se convirtieron en el hazme sentir
de los poetas sensibles.

Incluso en mi ciudad
se versionaba y leía a los griegos.

Luego, mucho después,
hubo fuego en la lluvia
que rápidamente todo lo extinguió
a pesar del consejo socrático.

8/10/11

Los Beatles y Perón un solo corazón


LOS DÍAS MÁS FELICES


Los Beatles y Perón un solo corazón, vociferaba el tipo en Corrientes y Esmeralda. No era argentino regresado de Europa. Un rubio cuarentón, vaya a saber uno de dónde carajo salió. Hartaba escucharlo. Se movía como al ritmo de un twist, con los brazos en alto y los dedos en V. La mayoría de nosotros hacía como que no existía y seguíamos sin siquiera mirarlo. Pero algunos idiotas se detenían y le hacían la fiesta y lo aplaudían y hasta cantaban con él, no solo ese cantito asqueroso, cantaban canciones en inglés, en un inglés perfecto con soreteadas sesentistas y la marcha desgraciada. Desgraciados de mierda, turistas que se creen dueños del mundo por mirar en el cine lo que supimos conseguir. Tenemos un país inmenso, todos los climas, ¿por qué no se van al Chaco, a Santiago del Estero, a Tucumán, a la puta que los parió? Bien lejos de todos nosotros. Negros mezclados con rubios drogadictos, todos peronistas. Y vienen a inundar nuestra Buenos Aires con sus olores inmundos. Qué nos espera a los hombres de buena voluntad. Ver el incendio. Verlos arder, hacerlos ceniza para siempre, pero son como cucarachas, siempre vuelven. Siempre.


Imagen: Luis Pazos. Transformaciones de masas en vivo, 1973. 6 fotografías blanco y negro. Colección privada, Buenos Aires.

7/10/11

Tranströmer, el octavo pasajero


TRANSTRÖMER


Un dedo no hace cinco.
Un mundo no hace el mundo.

Un millón y medio de dólares
¿logran transformar los dedos, el mundo?

Soy demasiado viejo,
un hombre de cierto orden
en un lugar de encuentro.

Lo único que conseguiré es lo que nunca veré.
Un hermoso cajón de la mejor madera.
Sin embargo, hay demasiados árboles de altos zapatos.

La música llegó en el esplendor de mi sordera.
La naturaleza demoró demasiado tiempo en atravesarme.
Pero ya ven, mi habla muerta habla.

El estribillo de mi mejor oración
que cantarán multitudes.

El tren vaga sin destino
y sigue varado en la estación de la que nunca salió.
¿Qué otra cosa es la experiencia?


Foto: Tomas Tranströmer. Diario Tiempo Argentino.

El deseo también es la realidad


SESENTA Y 9

Llueve. El patio de la morocha golpea las chapas del galpón que guarda extraños papeles. Pocos saben de las palabras que acompañan las hojas de tamaños y colores di-versos, diferentes. Ahí está la clave, dice Gerry Mulligan, soplando un sonido ligero como galgo.
Llueve, mucho, torrencial de vos, y el sol sigue, distraído, como la morocha que mira el patio y las flores y un mar que brilla lejos.



Foto: Jmp

Los Juegos Buenos Aires 2011 / Mar del Plata


Premiación y taller poesía adultos mayores
Los Juegos Buenos Aires 2011 / Mar del Plata


Taller de poesía


Marisa negri y José María Pallaoro

6/10/11

Acerca de El cazador metafísico de Luis Pazos diario Diagonales


ACERCA DE EL CAZADOR METAFÍSICO DE LUIS PAZOS
Por José María Pallaoro, Diario Diagonales de La Plata, suplemento Ideas, domingo 2 de octubre de 2011.

Acerca de El cazador metafísico de Luis Pazos


ACERCA DE EL CAZADOR METAFÍSICO DE LUIS PAZOS
Por José María Pallaoro, Diario Diagonales de La Plata, suplemento Ideas, domingo 2 de octubre de 2011.

LUIS PAZOS, POETA DEL VACÍO[1]

El cazador metafísico. Poesía reunida I forma parte de una trilogía. Es el primer volumen editado, y está compuesto por cuatro libros escritos entre 1971 y 2006: El Cazador Metafísico, El Desierto, El arquitecto de la nada y Samurai. Luis Pazos nació en La Plata en 1940. Participó de la actividad artística en grupos fundamentales de la ciudad: Grupo Diagonal Cero, Grupo de los 13 y Escombros, con este último desde el año 1988 hasta la actualidad. 

Salvo lo antes apuntado, desconozco en profundidad los diferentes oficios por los que atravesó Luis Pazos en su vida. Conozco, sí, su oficio de poeta desde hace muchos años. Poemas recogidos en diversas antologías grupales; incluso algunos de sus versos están incluidos en Naranjos de fascinante música, poesía contemporánea de amor en La Plata, antología que hemos armado junto al poeta Néstor Mux en el año 2003 y que editamos bajo el sello Libros de la talita dorada.

Pazos, es decir, su poesía, su poética, me acompaña desde mi adolescencia, desde su inicial El cazador metafísico (de 1971, libro premiado, entre otros, por Alberto Girri y Carlos Mostronardi), editado en 1972, y que leí hacia fines de esa década. El cazador metafísico, como bien nos indica su autor, tiene como protagonista al hombre contemporáneo, hombre lanzado a un supuesto bosque en busca de lo inalcanzable: la verdad.

“Dios es lo que no se refleja” (poema “El cazador metafísico”), así se inicia el libro. Está Dios. Los dioses. Que se ocultan, como todo cazador; salvo aquel cazador metafísico, que se encuentra visible en lo invisible. “Nuevamente/ todo nos pertenece” (poema “El oráculo”). Es esta reedición fiel a la original, salvo por la inclusión de un poema inédito (“El búho”) que concluye diciendo: “…toda vida es sagrada/ y toda carne debe vivir.”

Diecisiete años después de su primer libro de poemas, Luis Pazos publica en 1988 El desierto. Y El desierto es una continuación de su primer libro. Los títulos de los poemas dan el tono a ese espacio-lugar que todo hombre debe atravesar hasta quedarse quieto para siempre. Varios de ellos nos acercan a: La sospecha, El Mesías, La condición humana, La presa, La búsqueda, El castigo, El disfraz, El pozo, La materia de lo real, El horizonte, El bosque, El sobreviviente, El huérfano, La herida, La oscuridad, El dueño, El deber, La última cena, El precio, El orante, La ley, El legado y El desierto.

En todo atravesar de los desiertos, algunas veces, hay un sobreviviente que logra llegar con gran desdicha, aunque más no sea mintiéndose. Al detenerse, y antes de continuar hacia las ruinas humeantes, escribe en la arena este libro.

El arquitecto de la nada (2000, inédito hasta esta edición) es un libro que se perdió. Vuelve como fragmento que logró rescatar la memoria y su desamparo. Hay un inicio: “Todo lo demolió./ Hasta los cimientos/ y aún más”. (Poema I). El arquitecto de la nada trasunta en sus XX poemas canciones desesperadas, y desdichas, lágrimas y abismos y pesadillas. Hay un destruir y un construir. Hay un enterrar y desenterrar herramientas. Hay una nada que es la casa de todos: el vacío. “Construyó en el borde/ del abismo/ porque amaba el vacío”. (Poema XVIII). Como morada final “…un desierto/ sin nombre// la casa/ de su padre”. (Poema XX).

En 2006 escribe, a pedido de su hija Camila, el libro Samurai (también inédito). Ahora, Pazos nos narra (poetiza) en 75 poemas sin título el insomnio de un guerrero. Lo más sórdido de la condición humana se espeja en matanzas, orgías, sangre, odio, cobardías, es decir, humanos que se devoran así mismos. Ser samurai es no ser hombre porque ser hombre es ser débil. El desasosiego de la razón sensible engendra samuráis. Y el samurai escribe. Escribe y calma la sed en el acero de su espada. Godard en una de sus películas hace decir a uno de los protagonistas, cito de memoria: “Quiero ser inmortal, y luego morir”. El samurai se dice hecho de eternidad, y en su testamento escrito en el filo de su espada, nos dice la última línea del libro: “Les dejo el sol”. Está en nosotros descubrir si para alumbrarnos o anochecernos.

Luis Pazos es un poeta del vacío. Un vacío que se completa con la sustancia de la poesía. Y eso es lo que importa: el contenido de este hermoso y doloroso libro que nos dice que todo viaje es necesario, aún atravesando espesas nieblas y oscuridades. Pero está el arte y su sol, muchas veces de fugaces rayos, que nos transmite la necesaria claridad (como pedía Edgar Bayley) casi todos los días.


[1] Publicado en suplemento Ideas, diario Diagonales, La Plata, domingo 2 de octubre de 2011. Acerca de El cazador metafísico. Poesía reunida I, Libros de la talita dorada, 2011.

Setenta y 4 en revista HUM BRAL por Luis Benítez


REVISTA HUM BRAL revista cultural URUGUAY
SETENTA Y 4
por Luis Benítez

Poemas Espaldas, Líder y Tabaco y vino


Luis Benítez: “(…) Setenta y 4 viene a ratificar las cualidades literarias de Pallaoro, quien se distingue en el panorama poético argentino por rescatar y renovar las posibilidades de la poesía social, con una originalidad que ya le es característica. Sin descender al panfleto, adosándole a la denuncia recursos tales como el humor, el sarcasmo y la ironía, Pallaoro logra una efectividad comunicacional trascendente y fácilmente reconocible entre la variedad de estilos que ofrece el espectro poético de su país. Adicionalmente, es de destacar que su obra recupera la tradición poética social argentina, paulatinamente abandonada luego de la plenitud alcanzada por la generación del 60. La impronta de Pallaoro se plasma en textos generalmente breves, siempre filosos, dotados de una penetrante visión de la realidad contemporánea."

1/10/11

Las siete y media de la tarde y está por amanecer



ISLAS

Son las siete y media de la tarde y está por amanecer. Hay un vago zumbido de pájaros y los murciélagos salen de los rollos de las ventanas. Nada de lo que es, es lo que parece. Entramos en octubre como se entra a una cueva cavada a fuego en el hielo. Caminamos casi desnudos por la calle de los fresnos amarillos, el frío calcina y nos hace toser y apresurar el paso hacia el bar que ya está levantando las cortinas. Saludamos al dueño con un buenas noches, dispuestos a saborear el desayuno y la lectura de los diarios de mañana, sin más deseos que sembrar.


KEROUACS

SANDIE SHAW

MICHEL DELPECH